jueves, 11 de noviembre de 2010

Canción última

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

 
Miguel Hernández. De "El hombre acecha" 1938-1939

1 comentario:

enrojecerse dijo...

muchas gracias por el comentario, no sabes la ilusión que me hace que me digan esas cosas:)