jueves, 6 de enero de 2011

Te alabamos, oh Ibex35

"Muera el dia en que nací,
que se vuelva tinieblas.
¿Por qué no morí cuando sali del vientre? 
Ahora, tranquilo, dormiría en paz.
 
Por alimento tengo mis sollozos,
lo que más temía, eso me sucede;
vivo sin paz, sin descanso.
 
Si se pudiera pesar mi aflicción
sería más pesada que la arena. 
Ojalá se cumpla lo que pido:
¡Que dios se digne quitarme la vida!
 
¿Qué fuerzas me quedan para resistir?
¿Qué futuro hay para tener paciencia? 
Ya no encuentro apollo en los que amo.
¡Muera el dia en que nací! 
 
¿Cuándo apartarás de mi tu vista?
Si he pecado, ¿que te hecho a Tí,
centinela del hombre? 

Si se pudiera pesar mi aflicción
sería más pesada que la arena. 
Ojalá se cumpla lo que pido:
¡Que dios se digne quitarme la vida!"
 
                                                                                                Job, 18, 3; 1-26

Quien lleve un tiempo leyéndome, o dé un repaso a las publicaciones más antiguas de este blog, podrá recordar (o comprobar) que me suelo identificar con los movimientos filosóficos Romántico o Existencialista.

No hay que ser religioso para conocer la vida de Job, un personaje bíblico al que, de un día para otro, todo se le vuelve desgracia: muere su familia, su ganado, se secan sus cosechas, y él termina en soledad y con lepra. Se supone que todo le pasa por tener fe en un Dios a quien tiene que demostrarle que, si no pierde esa fe, le devolverá todo lo anterior con creces.

¿Pasará lo mismo dentro de unos años en nuestra sociedad? Es decir, el dios Mercado, a quien nuestros gobernantes-sacerdotes rinden culto, nos manda calamidades, y para aplacarlo, se hacen sacrificios humanos. Nuestras cosechas se han secado (recorte de pensiones, retirada de ayudas 624€...), estamos enfermos y pasan de nosotros (ley de autonomía personal y atención a la dependencia ineficaz), y se nos morirán nuestros familiares por agotamiento (jubilación a los 67 años).

Le pagamos a la Gran Prostituta (en la Biblia, la antigua Roma; ahora el BCE) unos intereses altísimos a cambio de unos favores pasajeros, y encima nos contagiará alguna que otra enfermedad venérea (más deuda externa).

Si esta historia acabase como la de Job, alomejor merecería la pena sufrir...Pero todos sabemos el final, y sabemos qué se va a refundar. No me extrañaría que muchas personas se identificasen (por desgracia) con el versículo de más arriba, sinó, escuchen al protagonista de este video...Es desgarrador:

http://www.youtube.com/watch?v=6kX8kPF-D6g
 
 
"Por alimento tengo mis sollozos,
lo que más temía, eso me sucede;
vivo sin paz, sin descanso."

4 comentarios:

enrojecerse dijo...

"por lamento tengo mis sollozos"
esta parte es genial

panteraenlanoche dijo...

Un placer leer este post cargado de genialidad y realidad,me gusta ola comparación que haces con el pasaje de la biblia y muy realisata y emotivo el video,pero hay varios defectos aunque sólo son meros detalles porque lo que relatas es verdad.
Se nota que no eres economista ni que estudias economía, aunque para decir lo que dices tampoco hay que serlo es evidente el defecto que cometes es decir que los intereses están altisimos,para nada están bajisimos ,y no considero que el BCE sea un gran culpable, sino un gran necesario al igual que los prestamos porque así podemos beneficiarnos y comprar vivienda etc.el problema no está en los intereses si no en las condiciones que pueden firmar personas por desconocimiento o falta de información.

El gran mal es la mala política que hace que exista pobreza y se defienda la riqueza y efectivamente que se salven a los bancos a cambio de unas ventajas que deben ofrecer a los ciudadanos y que no ofrecen etc, etc.

Lo bueno es que las cajas de ahorros destinan al menos una parte de su beneficio a fines sociales,lo malo res que no es suficiente y este pais necesita más para que no exista gente que le ocurra la situación de ese señor.

Por lo que brabo por tus palabras conmovedoras!!!

Jaime dijo...

Uhm, gracias por la aclaración ^^ Efectivamente no estudio economía, y la poca que estudié la suspendí en su momento :P

Caracola dijo...

muchas gracias por pasarte por el blog :) . anyway lo que dices es verdad; deberíamos aprender de la cigarra y la hormiga.. pero qué pasa con vivir el momento(?). si siempre piensas en el futuro no podrás vivir el presente. un besito!