domingo, 5 de septiembre de 2010

En un cortijo grande...

Voy a empezar la historia (es real) a modo de chiste:

"Van tres amigos por la calle; un experto en audiovisuales, un enfermero y un trabajador social, y se encuentran a una persona con discapacidad tipificada por la Ley 39/2006 como "gran dependiente" sin baterías en su silla de ruedas. ¿Qué pasará?"

Desgraciadamente ni es un chiste ni tiene gracia. Fué una realidad ayer sábado por la noche, a eso de las 1 de la madrugada en Los Jardines (plaza de la Constitución). Una mujer jóven con un grado alto de discapacidad pedía ayuda porque, justo en medio de una rampa para "minusválidos" su silla de ruedas se había quedado sin baterías y no podía llegar a su casa sola. Ninguna persona menor de 30 años de las que había por allí acudió; suerte que pasamos nosotros. Pero no es esto lo que me incumbe; no alardeo de hazaña, porque hice lo que cualquier ciudadano con una buena formación cívica hubiese hecho.

Ya se pidió al ayuntamiento en pleno un cambio en las señales de "minusválidos" a "personas con discapacidad", no por gusto ni capricho sino, además de por ley (LIONDAU 51/2003 y RD 1856/2009), para ir concienciando a la población a través de términos. La respuesta fué que Dos Hermanas estaba adaptada para la "movilidad reducida"; las señales se cambiarían cuando se deteriosasen, y que en cada acerado hay una rampa. Precisamente una de esas rampas tan bien construidas y con la inclinación perfecta para que una silla de ruedas no suba con facilidad.



Pero voy más allá...¿qué hubiese pasado si esa persona no hubiese encontrado a nadie por allí? En Sevilla existe el CECOP Social, que se encarga de las urgencias sociales que surjan durante las 24 horas del día, días laborables y fines de semana. En Dos Hermanas, los Servicios Sociales cierran a las 15.00 del viernes, y si hay algún tipo de urgencia social, no pasa nada. Insisto, ¿qué hubiese hecho esa persona? Que yo sepa, ni la policía local ni nacional tienen vehículos adaptados para sillas de rueda.

En fin...supongo que si lo pedimos en marzo o abril del año que viene, algo podremos hacer. Pero que quede claro, NO ES LO MISMO:

2 comentarios:

enrojecerse dijo...

es vergonzoso, mi tia también es minusvalida y le tardaron seis meses en ponerle una plaza delante de su casa. cuando terminaron, lo hizieron mal, y tardaron seis meses más. en fi, un asco.

enrojecerse dijo...

Minuvalía es referente a un problema de la persona como consequencia de una descapacidad, si no voy mal arrada. Discapacidad es falta de capacidad, o uso nulo de alguna parte del cuerpo -este no es el caso-.
:)