viernes, 9 de julio de 2010

Tiempos de transición

Es curioso cómo pasa el tiempo a partir de una edad...y cuando digo una edad me refiero a los 20 (habrá quien me diga: pues cuando llegues a los 40 se pasará mucho má rápido).

El otro día tuve mi último examen de la carrera; esa que empecé casi por casualidad hace ya 3 años, y que parece que fué ayer. ¿Quién me iba a decir a mí, que ese chico de 15 años, repetidor de 3º de ESO y en pre-seminario (sí, para ser cura) iba a cambiar tanto en relativamente tan poco tiempo?

Con trabajo...muchísimo trabajo, llegué a bachillerato, y mucho más me costó tomar la decisión de entrar en una carrera desconocida (Ciencias Políticas y de la Administración) cuando no obtuve plaza en Psicología. Después de un año medio caótico, pero remontando en septiembre, descubrí el Trabajo Social. Tampoco fué una decisión fácil, porque poner en la balanza Historia, Historia del Arte, Filología Clásica...y Trabajo Social...aunque todas sean un arte, es complicado. Pero no, no me arrepiento; es más, incluso antes de salir de bachillerato ya me decían las mujeres mayores: "tú vales para asistente social", pero no me lo planteé seriamente hasta que me topé con ello.

Aquí me he topado con toda clase de personas que han marcado mi vida. Personas ya fallecidas hace un siglo, pero que siguen muy vigentes, como Mary Richmond, Jane Addams, Levi Strauss...Y personalidades tan enriquecedoras como Leandra, Isabel, Rosa, Toñi, Marian, Mª José, Cristina, Valentín, Evaristo, Jose Luís, Antonio, Pedro...y tant@s que se me quedan en el tintero, y que sin ell@s no hubiese ido "remodelando" mi personalidad.

Y cómo no, mis compañeras de viaje a quienes les debo todo: Sandra, Marta, Sarita, varias Martas, y muuuuchas más que no cabrían en una publicación. Pero mención especial a Tamara, por haber sido mi apoyo en todo tipo de momentos. No se si el poco lazo de sangre que nos une tiene algo que ver, o símplemente nos hemos sabido comprender desde el principio, pero juntos hemos sido un mástil que aguantaba todo vendabal.

Otras personas han pasado de otra forma por mi vida, Gema, Erika, Nati, Lory, María...y de todas he aprendido algo. Sobre todo que las personas no somos "medias naranjas", sino que somos una naranja entera y no dependemos de nadie, y si caemos en la dependencia, mal acabamos.

Todo lo que he descrito han sido etapas de transición, de cambio de un estado a otro. Ahora mismo me encuentro inmerso en una de las etapas más difíciles: a unos días de ser oficialmente diplomado en Trabajo Social y futuro alumno de Antropología Social y Cultural. He superado mis pautas familiares y he terminado la universidad, y voy a seguir ascendiendo hasta que se acabe la escalera, pero al mismo tiempo tengo miedo de los cambios que se avecinan. Supongo que es una de las etapa del duelo, el miedo a lo desconocido, a no estar seguro de si tiempos pasados fueron mejores...o los que están por venir son los que más me enriquecerán (moralmente hablando, no económicamente).

Como en el anuncio de Evax: "hoy me siento sentimental"

1 comentario:

enrojecerse dijo...

el tiempo pasa y tu avanzas. no es nada malo.

me alegro que alguien que tubo un pinchazo en los estudios remonte de esta manera. a mí el 19 de este mes me dicen si entro en psicología, esperemos que haya suerte. ya te dire el que:)

que pases muy buen verano, y gracias otra vez por tus comentarios. un beso!